Marcas de coche: sus nombres no son casualidad

La verdad es que estamos más que acostumbrados a ver anuncios con eslogan de marcas de coches. Y la cuestión es: ¿acertaron las empresas con el naming de los coches? ¿De dónde vienen los nombres de coche más conocidos?

Ejemplos del origen del naming de marcas de coche

El nombre de las marcas de coche más emblemáticas de la historia tiene diversas raíces, que en algún caso más que otro pueden haber sido un factor determinante de su éxito. Este es el origen del naming de algunas marcas de coche:

Resultado de imagen para marca de coche

Volkswagen

La traducción al español de esta marca alemana vendría a significar “automóvil del pueblo”. Pero la historia del origen de su naming te va a sorprender… En los años 30 poseer un coche era un lujo al alcance de muy pocos. Y ahí entró en juego Hitler, que con el objetivo de cambiar esa tendencia, encargó la fabricación de una marca de coche que pudiera adquirirse por 1000 marcos, una cifra más asequible para los alemanes.  

Audi

Su fundador, el alemán Horch, no quiso complicarse demasiado, y optó por bautizar a sus coches con su apellido. No obstante, ese nombre ya estaba registrado. Horch en alemán significa “escucha”, y el fundador fue al diccionario de latín a buscar la traducción de esa palabra: “Audi”,  que fue la que daría nombre a su marca de coches.

El naming, elemento fundamental del branding de marcas

En definitiva, el naming de las marcas de coche responde a un profundo proceso de reflexión en el que entran en juego varios factores: la sonoridad, la eficacia, la originalidad, la asociación con el producto, los aspectos legales del registro del naming...

Los nombres de las marcas de coche son una parte fundamental del branding de la marca, ya que es el primer elemento que el público percibe, y, por lo tanto, el primer aspecto identificador de la marca.

Deja un comentario